Jornada Internacional en Ética de la Investigación e Integridad Científica
Ya es la segunda jornada acerca de ética en investigación que la Universidad Austral realiza junto con la Universidad de Miami. El temario de la actividad se centrará en aspectos relacionados con cómo evitar la mala práctica científica, autoría responsable, protección de la privacidad y confidencialidad de los datos personales e integridad científica en la publicación de estudios, entre otros.

Habrá expositores de distintas universidades nacionales e internacionales. Expertos de la Universidad Austral, Universidad de Belgrano, Universidad de Chile, Universidad de Nebraska, y de la Universidad de Miami ofrecerán distintos paneles para discutir los últimos avances en ética de la Investigación.
Dr. Sergio Litewka, Director de la Iniciativa Panamericana de Bioética de la Universidad de Miami.

IPAB se desarrolló gracias a un subsidio del Centro Internacional Forgarty de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, y es uno de los programas de ética de la Universidad de Miami que busca a través de una librería virtual llamada CITI, mejorar la formación de los investigadores en Latino América y el Caribe, y así lograr una sólida capacitación en conducta responsable en investigación, derechos humanos, y protección de pacientes en investigación clínica. Cada miembro que participa del programa genera contenidos específicos a las necesidades de la institución a la que pertenece.

“Nuestra fellow del Programa IPAB, la Dra. Corina Busso de la Universidad Austral, ha contribuido notablemente junto a colegas locales en el desarrollo y adaptación de material educativo para la Argentina”, explica el Dr. Sergio Litewka, uno de los expositores para la próxima jornada y Director de los programas internacionales de ética de la Universidad de Miami, y de la Iniciativa Panamericana de Bioética (IPAB).

El Dr. Litewka tuvo el honor de ser designado el año pasado por el Presidente Barack Obama para conformar una comisión presidencial para el estudio de las investigaciones en bioética. La Comisión, que fue integrada por 14 expertos de distintos países, surgió como una necesidad imperiosa, luego de que en el mes de octubre del 2010 se revelara que el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos había avalado a principios de los años 40, una investigación que expuso a miles de guatemaltecos a enfermedades de transmisión sexual. “Honestamente, el nombramiento fue una sorpresa y un orgullo. Los aportes, creo, han sido muchos, tal vez los más relevantes han sido concluir que el avance de la ciencia sin fundamentos morales que sustenten ese progreso es un hecho sumamente peligroso”, opinó el Dr. Litewka en referencia a las conclusiones que alcanzó durante su trabajo en la comisión presidencial. Además el Dr. Litewka fue seleccionado recientemente para integrar el ranking internacional de los 100 latinos que contribuyeron con su profesión, al progreso de la ciudad de Miami.

La importancia de la ética en la Investigación

“Todo avance en la investigación científica depende de cuán confiables y válidos sean sus resultados”, argumentó la Dra. Corina Busso, Presidente del Comité Institucional de Evaluación, unidad académica dedicada a evaluar ética y metodológicamente todo estudio de investigación clínico llevado a cabo dentro de la jurisdicción del Hospital Universitario Austral.

El Dr. Sergio Litewka ofreció vía correo electrónico sus opiniones acerca de la importancia de la ética en el mundo de la investigación científica:

¿Qué lugar cree que posee hoy la integridad científica en el mundo de la investigación básica y clínica? ¿Considera que es un valor incorporado en el quehacer diario de los investigadores?

Existe una diferencia substancial en la relevancia que se le otorga a la integridad científica en los países que invierten más en investigación, que en aquellos en los cuales el desarrollo a través de la investigación biomédica no parece ser una prioridad.

Con solo mirar las publicaciones de unos y otros, veremos que las principales revistas médicas de los países industrializados dedican una parte considerable de sus contenidos a discutir nuevos casos de mala praxis en investigación, así como a proponer alternativas para asegurar la mayor transparencia en la publicación de los resultados, evitar el plagio y la autoría injustificada, analizar los procesos de revisión por pares como garantía de objetividad ( y discutir si realmente esto asegura objetividad) e informar sobre retractaciones de artículos publicados, una vez que se ha comprobado alguna forma de fraude.

Estas actitudes van acompañadas de la promoción de encuentros locales e internacionales para definir y actualizar nuevas modalidades de engaño en investigaciones biomédicas y proponer conductas proactivas para evitarlas, así como un esfuerzo considerable dedicado a la educación ética de investigadores desde su formación inicial y durante el transcurso de toda su vida profesional.

En algunos de los países denominados en vías de desarrollo, especialmente en lo que corresponde a América Latina, lamentablemente, no parece existir por parte de las instituciones académicas un compromiso unánime en evitar prácticas desviadas por parte de los investigadores. De hecho, la última conferencia internacional, que se llevó a cabo en Singapur en el 2010 sobre integridad científica apenas contó con una representante de Brasil y uno de México, en comparación con un número significativo de científicos y especialistas en ética de Estados Unidos, Canadá, Australia y los países de la Comunidad Europea, pero asimismo provenientes de India, China, y Corea del Sur, entre otros.

Los investigadores, en América Latina, en muchos casos, si bien tienen los conceptos elementales de integridad incorporados a su quehacer diario, se encuentran profundamente desprotegidos ante la falta de recursos institucionales que les permitan denunciar situaciones deshonestas por la falta de garantías y de apoyo para poder continuar con sus tareas en sus instituciones, una vez presentadas sus quejas.

¿Qué rol debería jugar la enseñanza de la integridad científica en las carreras de grado?

Es un rol fundamental. La credibilidad es el capital más preciado que tiene, no sólo el investigador sino la institución en la cual estos desarrollan sus tareas, pero también la credibilidad es fundamental para las publicaciones biomédicas. Y sin integridad, no hay credibilidad posible. Los alumnos deben conocer, desde muy temprano en sus carreras, por qué el falsificar datos, fabricarlos, o copiar a otros sin citarlos es una estafa y no una mera transgresión administrativa.

¿Podría mencionar cuáles son las falencias que, a su criterio, más se repiten en el mundo de la investigación en cuanto a integridad científica?

En los Estados Unidos, Canadá, la Comunidad Europea, el Reino Unido y Australia, los casos que se publican reflejan la preocupación que existe sobre la manipulación de resultados, de manera que confirmen las hipótesis del investigador, aunque para ello deban falsearse los hallazgos. La autoría fantasma es una realidad actual, es decir, representantes de ciertos intereses que escriben a favor de tal o cual producto o molécula de investigación, aunque quienes figuran como autores son otras personas, insospechadas de tener vínculos con los intereses que representa el verdadero autor. Cuando no existen mecanismos institucionales para abordar estas falencias, estos problemas se agravan ya que resultan impunes.


¿Cuál fue el objetivo fundacional de IPAB? ¿Cree que lograron cumplirlo?

El objetivo fundacional de IPAB fue crear un mínimo común denominador en
educación en ética de la investigación, no para quienes quieran ser expertos en bioética, sino para que decisores políticos, responsables académicos, investigadores, miembros de comités de ética, entre otros, puedan contar con elementos que les permitan conocer los aspectos básicos de la disciplina, a la vez que profundizar en su conocimiento a través de la creación de grupos de trabajo para la formulación de nuevos contenidos educativos en sus lugares de origen. En tal sentido creemos que IPAB, con sus actividades en Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Jamaica, Honduras, México y Perú ha logrado un impacto considerable en muchas de esas localidades.

Acerca de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral
La Facultad de Ciencias Biomédicas (FCB), situada en el campus de la Universidad Austral en Pilar, posee como objetivos fundamentales la formación de profesionales de la salud, con una fuerte impronta científica, técnica y humanista, y la generación de conocimiento original, mediante la investigación. En toda su actividad académica, la FCB promueve una visión ética de respeto hacia la vida y hacia las personas.
Para alcanzar tales propósitos, la Facultad de Ciencias Biomédicas cuenta con una Escuela de Medicina (con su carrera de grado y diversas carreras de posgrado), una Escuela de Enfermería (con una carrera de grado y la Especialización en Enfermería Neonatal), un Centro de Investigación Básica Aplicada, una Unidad de Investigación Clínica, un Comité Institucional de Evaluación, una Unidad de Asesoramiento y Promoción de la Investigación, un Departamento de Bioética, un Departamento de Educación Médica, un Centro de Estudios Interdisciplinarios en Gestión y Economía de la Salud (CEGES), un Departamento de Postgrados, un Departamento de Graduados, una Biblioteca y una Posta Sanitaria de Pilar Solidario.
Asimismo, resulta clave y diferenciadora la interacción con el Hospital Universitario Austral (HUA), en el cual un gran número de docentes de la FCB desempeñan tareas asistenciales y en el cual los alumnos completan su formación clínica. Estas dos instituciones conforman el Centro Académico de Salud, en el que se conjugan Docencia, Investigación y Asistencia.
Contacto:
Lic. Máximo Romano Larroca
Facultad de Ciencias Biomédicas
Universidad Austral
Departamento de Comunicación Institucional
Av. Juan Domingo Perón 1500 I B1629O I Pilar I Bs.As I Argentina
Correo electrónico: mromano@cas.austral.edu.ar
Tel: 0230-448-2968